lunes, 15 de diciembre de 2014

Pautas para aumentar la confianza y seguridad en ti misma




Cada vez que intentamos alcanzar una de nuestras metas hay un elemento clave que va a determinar si tendremos el empuje suficiente para persistir a pesar de los inconvenientes que aparecerán por el camino, y es la confianza en nosotras mismas.

Las metas que realmente valen la pena son aquellas que suponen un desafío, aquellas que nos sacan de nuestra zona de confort, pero necesitamos confiar en nuestra propia capacidad para hacer frente con éxito a todos los retos.

La autoconfianza es el motor que te mantiene en marcha en la dirección que has decidido, a pesar de los reveses y baches que te encuentres.

¿Pero qué sucede?

Que a menudo esa autoconfianza choca de frente con toda una serie de creencias negativas sobre nosotras mismas, y estar escuchando constantemente una vocecita interna que te dice que no lo vas a conseguir porque a ti nunca te salen bien las cosas, deprime y desmoraliza a cualquiera.







Las personas seguras de sí mismas no lo son desde el momento en que nacen, no se trata de una característica absoluta que se tiene o no se tiene, sino que se puede trabajar en ella para fortalecer esa seguridad.

Está claro que si quieres seguir esforzándote para vivir la vida de tus sueños vas a tener que empezar a creer que puedes conseguirlo, ¿no?

Aquí te dejo algunas estrategias que pueden ayudarte a recuperar la seguridad en ti misma:


Mantén un registro 

 


Una buena idea sería que tuvieras una libreta, un diario o una agenda donde llevar un registro de todos tus logros, no importa lo insignificantes que te parezcan, si tienes tendencia a machacar y minimizar tus éxitos recuerda que no hay logros pequeños.

Puedes empezar a llenarlo echando mano de tu memoria y recordando tooooodos tus éxitos pasados, tanto personales, como profesionales.

Seguro que te has enfrentado a muchísimas situaciones nuevas que de entrada te habían parecido un gran reto y que ahora mismo realizas con tranquilidad y total naturalidad.

Cada vez que empieces a dudar de ti misma, mira tu diario y recuerda las veces que has tenido éxito en el pasado!    Seguro que tu lista está llena de hitos que te hicieron temblar la primera vez que te enfrentaste a ellos:


  • El cambio del colegio al instituto
  • La primera clase práctica para sacarte el carnet de conducir. 
  • Realizar un discurso en público
  • O incluso la primera cena en casa de tus suegros ;-)



Te aconsejo llevar también un registro de tus puntos fuertes.

Sí, esto suele costar un poco más, es fácil pensar que no tenemos ninguna característica destacable...

A menudo nos cuesta ver aquellas cosas que hacemos realmente bien, porque salen de nosotros de una forma tan natural que no les llegamos a dar la importancia que se merecen.

Así que si no consigues identificar los talentos que te diferencian de otros, piensa en qué tipo de elogios recibes por parte de los demás y para qué temas suelen pedirte ayuda.

Ahí lo tienes.



Comienza con metas pequeñas y asequibles


Ir paso a paso es algo que te puede ayudar de múltiples maneras.

Especialmente si tienes auténticos problemas para recordar tus éxitos, empieza por establecer ahora un próximo objetivo que sea bastante fácil de alcanzar.

No intentes escalar el Everest de entrada, empieza por una pequeña etapa, a modo de calentamiento, y date el permiso para disfrutar de tu victoria mientras sigues alimentando tu cuaderno con nuevos éxitos y habilidades a potenciar.

A medida que vayas alcanzando esos pequeños objetivos que tú misma habrás establecido, irá aumentando tu confianza y te sentirás cada vez más ilusionada por apuntar hacia objetivos más grandes y ambiciosos.


Piensa y actúa como lo haría una persona de éxito hasta que tú misma te conviertas en una.



En el mundo anglosajón se conoce como “Fake it until you make it “ y aunque puede sonar algo chocante de entrada, quiero contarte por dónde van los tiros.

Por un lado, si actúas como una persona segura de sí misma, los demás te van a tratar como si lo fueras, y eso puede darte ese empujón que necesitas para confiar en tus posibilidades.

Todos tenemos la capacidad para enfrentarnos a los retos que aparecen en nuestro camino, pero lo que marca la diferencia entre el éxito y el fracaso puede estar en ese diálogo interno que vas a tener contigo misma.

Para triunfar también es necesaria una actitud mental positiva, así que si actúas convencida de que vas a triunfar, cualquier obstáculo que encuentres en el camino vas a tener claro también que no te va a impedir llegar a tu meta, así que seguirás buscando soluciones hasta que las encuentres.

Cuando te repites a ti misma toda esta clase de mensajes positivos, no dejas espacio para que aparezcan esas voces internas que sólo juzgan, critican y torpedean tus ilusiones.





“No he fracasado. Tan sólo he encontrado 10.000 soluciones que no funcionan” - Thomas Edison.



En la vida no existen fracasos o éxitos absolutos, lo que realmente importa y marca la diferencia es la percepción que TÚ tienes de lo que te sucede.

La verdadera percepción de éxito está en tu mente.

Todos tenemos la capacidad para ver e interpretar nuestra vida desde una perspectiva esperanzadora basada en el aprendizaje.

En lugar de obcecarte porque algo no ha salido como esperabas, pon freno a esos pensamientos derrotistas y levanta la cabeza para contemplar todas las interpretaciones que puedes llegar a hacer de la situación y celebra todos esos aprendizajes como un verdadero éxito!

Neus Virgili


Maternidad a Tiempo Completo, Gestión del Tiempo y Desarrollo Personal
 
<<<  Si quieres recibir más información sobre gestión del tiempo y desarrollo personal, te invito a suscribirte a mi boletín de noticias para no perderte nada y recibir acceso inmediato a mi curso gratuito Gestión del Tiempo para Mamás Desbordadas. >>>



lunes, 8 de diciembre de 2014

Planifica el 2015 con Azucena Caballero.

Planifica el 2015 y haz de este el mejor año de tu vida. 


Sácale todo el jugo que deseas a este nuevo año que se avecina.

Escoge tu opción:

OPCIÓN LIGHT

  • Taller en grupo, interactivo, de dos horas donde te daré las pautas para:
    • Priorizar
    • Usar productivamente tu agenda
    • Crear un plan de acción para tus proyectos
    • Crear un plan de ingresos
    • Manejar de forma óptima tu lista de tareas
    • Manejar un archivo general y un archivo de seguimiento
Inversión: 35€
Fecha: Jueves 8 de enero, 22.00h

Apúntate AQUÍ 


OPCIÓN PREMIUM

  • Taller en grupo, interactivo, de dos horas donde te daré las pautas para:
    • Priorizar
    • Usar productivamente tu agenda
    • Crear un plan de acción para tus proyectos
    • Crear un plan de ingresos
    • Manejar de forma óptima tu lista de tareas
    • Manejar un archivo general y un archivo de seguimiento

  • Sesión individual privada de 2 horas conmigo para planificar tu año a nivel personal, emprendedor/laboral y financiero. (El día y hora de la sesión lo acordaremos juntas de forma que sea un día y hora que encaje bien en tu agenda).
Inversión: 70€
Apúntate AQUÍ


OPCIÓN VIP

  • Taller en grupo, interactivo, de dos horas donde te daré las pautas para:
    • Priorizar
    • Usar productivamente tu agenda
    • Crear un plan de acción para tus proyectos
    • Crear un plan de ingresos
    • Manejar de forma óptima tu lista de tareas
    • Manejar un archivo general y un archivo de seguimiento
  • Sesión individual privada de 2 horas conmigo para planificar tu año a nivel personal, emprendedor/laboral y financiero. (El día y hora de la sesión lo acordaremos juntas de forma que sea un día y hora que encaje bien en tu agenda).
  • Sesión grupal trimestral para revisión y reajuste de la planificación, para trabajar enfocadamente en los objetivos del trimestreContarás con mi apoyo y seguimiento durante TODO el 2015. Las sesiones grupales serán:
    • 31 de marzo, martes, a las 22h
    • 30 de Junio, martes, a las 22h
    • 29 de septiembre, martes a las 22h
    • 15 de diciembre, martes, a las 22h (en esta última sesión además de revisar el último trimestre pondremos ya las bases para el 2016)
Inversión: 197€
Apúntate AQUÍ
Si escoges un pago fraccionado en tres cuotas de 67€ cada una pincha AQUÍ


En un solo pago: 197€



En tres plazos de 67€ cada uno:

Al terminar tu proceso de compra en paypal, pincha en la opción de regresar a la página del vendedor, te redirigirá a una página con el enlace de registro del taller ;)


domingo, 16 de noviembre de 2014

Galletas de espelta

La espelta es un cereal altamente energético ya que sus nutrientes principales son los carbohidratos aunque aporta menos calorías que la harina clásica de trigo, pero destaca sobre todo por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico con aminoácidos como la lisina, escasa en otros cereales. Siendo también una estupenda fuente de minerales y vitaminas sobre todo del grupo B.
Que os parece si hacemos unas galletitas perfectas para un tentenpié, una merienda , etc.?



Ingredientes;

125 ml de aceite de oliva virgen extra,
80 ml de sirope de agave, melaza de arroz o un dedo de miel.
250 g de harina de espelta y mas que iremos añadiendo.
45 g de copos de avena,
150 g de almendra fileteada
Tambien podemos añadir canela, semillas de sésamo, nueces, pasas, arándanos, piñones, el cielo es el límite!

Elaboración;

Mezclamos todos los ingredientes y precalentamos el horno a 190ºC. Iremos añadiendo harina poco a poco si vemos que le hace falta.
Vamos disponiendo la masa en forma de galletas en las bandejas del horno sobre papel de horno para que no se peguen.
Y las dejamos en el horno a 190ºC durante aproximadamente 10 minutos dependiendo del horno.

Encuentra invitaciones, decoración y más inspiración para fiestas en  www.lavidaenrosapastel.com

sábado, 25 de octubre de 2014

Mamá emprendedora: ¿Cómo escuchas? ¿Desde donde lo haces?



¿Sabes escuchar? ¿Desde qué lugar, posición o paradigma lo haces? ¿Sabes que tipos de prejuicios tienes sobre las personas con quienes hablas?

No nos damos cuenta, pero entendemos lo que oímos y vemos en función de nuestras ideas, creencias y suposiciones. Nuestra forma de entender el mundo nos hace percibir lo que los demás dicen en un sentido u otro en función de nuestra propia visión del mundo y del momento y eso a veces está bien, pero en otras ocasiones nos hace limitarnos, porque no estamos lo bastante abiertos para entender mensajes diferentes o nuevos.

Y nos pasa a todos, es lo más habitual.

Te voy a poner un ejemplo sencillo, de hace poco.

Publiqué en mi muro personal de Facebook (no en una de mis fanpages profesionales) un mensaje que sin dar muchos detalles, estaba abierto a varias interpretaciones, como mínimo a una de carácter profesional y a una de tipo personal. Muchas personas me escribieron mensajes de apoyo sin entrar a valorar a qué me refería, solo deseando que todo fuera para bien, pero otras lo hicieron dando por hecho que yo hablaba de algo profesional, incluso me mandaron mensajes preguntándome por mi nuevo proyecto. Esas respuestas estaban dadas por el paradigma en el que esas personas me sitúan, me ven como a profesional o ellas están también en un momento de avance profesional y conectan con eso, no pensaron en que me podía referir a algo de mi vida personal en la que también suceden cambios, hay que trabajar en ellos y no siempre es fácil aproximarse a lo que se viene en ese terreno. No estaban abiertas a ver más allá del lugar en el que me han puesto en su mente (aunque ahora seguro que le están dando la vuelta a esa idea inicial, es lo maravilloso de nuestro cerebro que nos permite recolocar todo en función de lo que va llegando).

Ser conscientes de que casi nunca somos realmente objetivos y vemos el mundo desde el lugar en el que nosotros estamos es algo importante y útil, porque nos permite trabajar sobre ello para mejorar nuestra escucha, nuestra empatía, y mejorar nuestra capacidad de creación de sinergias para trabajar por, para y con nuestros seguidores y clientes.

Cuando emprendemos ser conscientes de esto es muy importante, porque si podemos cambiar nuestro punto de escucha y amoldarnos a nuevos paradigmas, los de nuestros seguidores y clientes potenciales, podremos ofrecerles lo que desean y necesitan, ayudares mejor y ofrecer un mejor servicio más ajustado a sus necesidades.

¿Te acuerdas de la historia del padre con los niños en el metro que no paraban de saltar y hacer ruido que contaba Stephen Covey en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”?

Era esta:

"Recuerdo un «minicambio» de paradigma que experimenté un domingo por la mañana en el metro de Nueva York. La gente estaba tranquilamente sentada, leyendo el periódico, perdida en sus pensamientos o descansando con los ojos cerrados. La escena era tranquila y pacífica.

Entonces, de pronto, entraron en el vagón un hombre y sus hijos. Los niños eran tan alborotadores e ingobernables que de inmediato se modificó todo el clima.

El hombre se sentó junto a mí y cerró los ojos, en apariencia ignorando y abstrayéndose de la situación. Los niños vociferaban de aquí para allá, arrojando objetos, incluso arrebatando los periódicos de la gente. Era muy molesto. Pero el hombre sentado junto a mí no hacía nada.

Resultaba difícil no sentirse irritado. Yo no podía creer que fuera tan insensible como para permitir que los chicos corrieran salvajemente, sin impedirlo ni asumir ninguna responsabilidad. Se veía que las otras personas que estaban allí se sentían igualmente irritadas. De modo que, finalmente, con lo que me parecía una paciencia y contención inusuales, me volví hacia él y le dije: «Señor, sus hijos están molestando a muchas personas. ¿No puede controlarlos un poco más?».

El hombre alzó los ojos como si sólo entonces hubiera tomado conciencia de la situación, y dijo con suavidad: «Oh, tiene razón. Supongo que yo tendría que hacer algo. Volvemos del hospital donde su madre ha muerto hace más o menos una hora. No sé qué pensar, y supongo que tampoco ellos saben cómo reaccionar».

¿Puede el lector imaginar lo que sentí en ese momento? Mi paradigma cambió. De pronto vi las cosas de otro modo, y como las veía de otro modo, pensé de otra manera, sentí de otra manera, me comporté de otra manera. Mi irritación se desvaneció. Era innecesario que me preocupara por controlar mi actitud o mi conducta; mi corazón se había visto invadido por el dolor de aquel hombre. Libremente fluían sentimientos de simpatía y compasión. «¿Su esposa acaba de morir? Lo siento mucho... ¿Cómo ha sido? ¿Puedo hacer algo?» Todo cambió en un instante.


Cómo cambia la visión ¿verdad? y cambia también la comprensión, así como el entendimiento de la ayuda que podemos proveer, como aportar servicio a las necesidades de esas personas, y todo eso solo por escuchar de manera empática y sin prejuicios ni suposiciones previas.

Recuerda que escuchar de manera abierta, sin presuponer nada te ayudará a mejorar en tus servicios, porque al final tu emprendimiento va de poder dar a tus clientes lo que desean, ese es el objetivo de tu negocio, dar el servicio que cubra lo que realmente quieren tus clientes.



Azucena Caballero