jueves, 28 de febrero de 2013

Entrevista a Marina de "Gardenias Belleza Natural".


 Hoy os presento a Marina, la mamá al frente de "Gardenias Belleza Natural".

¿Como incidió la maternidad en tu vida laboral?
La maternidad fue un shock en todo sentido. Cuando nació mi hijo, mi vida laboral se desplomó literalmente.

¿Porqué tanto ?

Al momento de ser madre tenía una beca en investigación, estaba terminando un Doctorado en Ciencias. Esto requería unas 10 hs en el laboratorio todos los días, más mucho trabajo en casa, más varios viajes por año asistiendo a congresos.
Luego nació Martín y creí que tenía todo ordenado, una guardería carísima y súper prestigiosa, un auto nuevo con el que me movía cómodamente y una señora que me ayudaría con la casa y el niño. Bueno, nada resultó como esperaba cuando efectivamente tuve a mi bebé en brazos, la guardería me parecía un depósito de niños, con el auto tardaba millones de horas en desplazarme, la señora que tan amorosa me había parecido antes ahora me daba desconfianza, y lo más terrible fue que mi trabajo y estudio dejaron de interesarme, así de mágico, como si un mago hubiese chasqueado los dedos. Tuve la suerte de que mi marido me alentara a seguir lo que creía que fuese mi camino, así que en ese momento me decidí a dejar todo y quedarme en casa con mi hijo, sin ningún plan.

¿ Y ese cambio fue fácil?
No, para nada. Desde el punto de vista monetario nuestros ingresos se redujeron a la mitad; además teníamos la casa en construcción y lo que habíamos calculado un año más de obras se transformaron en tres.  Desde lo emocional tampoco fue fácil, yo trabajé desde los 17 años y encontrarme de un día para el otro sin ingresos propios fue duro; por suerte muy pronto volví a generar mis ingresos, y hoy veo ese período como de mucha producción interior; todo lo que vino después empezó a germinar en ese tiempo de aparente quietud.

¿A que te dedicas actualmente?
Actualmente tengo un emprendimiento de cosmética natural, “Gardenias Belleza Natural”. Trabajo desde casa, cultivo las plantas que luego usaré, preparo extractos, elaboro cremas, envaso, etiqueto y luego vendo. Es un trabajo en el que realmente pongo el corazón y me llena como persona.  Con este proyecto no solo genero mis ingresos sino que además siento que vivo de un modo más coherente, pongo mi granito de arena para un modo de vida mas sustentable.

¿En te sirve tu formación en la producción de cosméticos?
Bueno, casi en todo. Mi formación de grado como Química me da herramientas para realizar formulaciones,  controles de calidad tanto en el producto final como en las materias primas, pensar y planificar a largo plazo, y sobre todo aprendí a ser muy rigurosa, el proceso de elaboración es muy estricto, para no usar conservantes hay que ser sumamente cuidadoso y preservar los productos al máximo de gérmenes y bacterias. Por otro lado en cosmética también investigo y desarrollo nuevas fórmulas.

¿Como compatibilizás ahora el trabajo y la crianza de tu hijo?
Ahora son totalmente compatibles, principalmente porque trabajo en mi casa, pero además porque elegí y pensé cada cosa en función de la presencia de mi hijo.

¿Por ejemplo?
Por ejemplo el cultivo de las plantas de donde extraemos los principios activos lo realizamos en nuestra casa, mi hijo me ayuda a sembrar, regar, cuidar, recolectar..... luego algunos procesos que requieren calor o alta presión los mando a hacer a un laboratorio, como tengo presente que estoy con mi hijo no quiero realizar procesamientos en casa que pudieran poner en peligro la salud de nadie. Otro aspecto en que tomé muy en cuenta la presencia de mi hijo fue al decidir producir únicamente preparados orgánicos y 100% naturales, al ser todo tan natural no hay riesgo de ingestión accidental, ni irritaciones, ni inhalaciones problemáticas.  

¿Como organizás los tiempos entre las dos tareas?
La organización del tiempo es un punto clave. Hay que aprender a administrarlo muy bien para que las cosas resulten. Aunque ahora Martín ya es mas grandecito (tiene tres años) y puedo trabajar bastante mientras el juega tranquilamente; generalmente uso sus siestas para hacer trabajos en la computadora así puedo concentrarme más; otra cosa que hago ahora que es mas grande y tiene amigos en el barrio es ponerme de acuerdo con otras mamás para que pasen de a dos o tres un rato en cada casa, entonces yo me dedico solo a los niños un rato pero luego tengo un rato sola, y ahí me aparecen unas seis manos más y hago mucho trabajo en poco tiempo. Yo lo siento como un péndulo, un rato de dedicación a mi hijo, un rato a la casa, un rato al trabajo, y así....

¿Y las cosas nunca se complican?
Si, claro, a veces también la cosa se complica, hay días que el gordo está fastidioso, o “mamero”, o simplemente no está tan dispuesto a que yo haga las cosas sin darle atención exclusiva, entonces paro las rotativas y le doy lo que pide, leemos, cantamos o nos vamos a dar una vuelta por el parque. Pese a que mi trabajo me encanta tengo bien claro que la prioridad es mi hijo. 

Y en relación al dinero ¿tu emprendimiento te da ingresos equivalentes a un sueldo?
Bueno, depende del tiempo que uno dedique y la inversión inicial que esté dispuesto a hacer. Yo comencé a elaborar estos productos hace menos de un año y prácticamente sin inversión inicial, entonces cada mes separo una parte de las ganancias para reinvertirla en el proyecto, de esta forma se crece lentamente. Así y todo todos lo meses tengo una pequeña entrada de dinero. Si mis cálculos se cumplen, y son muy realistas, en tres años superaré la entrada que tendría si hubiera seguido en mi anterior trabajo, lo cual es un muy buen pronóstico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada